Ruber Osoria. Chile: Después, siempre, el mar...