Foto: El Estornudo

Foto: El Estornudo

A la espera todavía del punto más crítico de la epidemia en Cuba, las autoridades han informado del segundo caso de trasmisión local de Covid-19 dentro del país, ocurrido en el municipio Consolación del Sur, Pinar del Río. Según el Ministerio de Salud Pública (Minsap), un matrimonio que llegó de Cancún, México, fue diagnosticado como positivo al nuevo coronavirus, pero antes generó al menos tres casos secundarios en su comunidad.

En los últimos días el número de casos reportados por el gobierno ha aumentado sensiblemente con respecto a las dos semanas precedentes, aunque la progresión de positivos continúa siendo aritmética y el panorama general en la isla está muy lejos de los observados en China, Italia, España o Estados Unidos.

De acuerdo con el informe publicado este martes por el Minsap, se contaban 170 casos positivos en el país: 161 de ellos hospitalizados, cuatro pacientes dados de alta, un estadounidense que fue trasladado a su país, y cuatro fallecidos (dos extranjeros y dos cubanos).

Cuba mantiene sus fronteras estrictamente reguladas (entradas y salidas a través puertos y aeropuertos), ha suspendido el transporte público interprovincial y ha suspendido las clases. Las autoridades han llamado a practicar el «distanciamiento social» y a seguir otras medidas restrictivas y de higiene recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Desde hace días hay menos viandantes e incluso menos autos en las calles de La Habana y del resto de ciudades del país. De cualquier manera, las autoridades aún mantienen en actividad muchos centros de trabajo no esenciales y, en paralelo, mucha gente parece no haber percibido aún el riesgo que implica la pandemia.

Animales legendarios de la realidad cubana, como La Cola o La Guagua, acechan por estos días, más que nunca, a los incautos.