Ilustración: Frank Isaac García

Ilustración: Frank Isaac García

Durante unas pocas semanas, decenas de miles de cubanos tuvieron la ilusión de que el resto de sus compatriotas les permitirían disfrutar del mismo derecho que tienen todos ellos, el de firmar un contrato matrimonial con una persona a la que supuestamente podrían soportar, resistiendo la tentación de echarla por el balcón o prenderle candela, el resto de sus vidas. Es inexplicable por qué alguien querría casarse, teniendo a su disposición tan extensa y convincente evidencia de la miseria moral en la que la mayoría de los matrimonios se consumen a los pocos años, y a veces, a los pocos días de sus bodas, o incluso en el mismo momento en que los recién casados parten a la luna de miel, ya cruzando miradas de decepción y rencor. Quién sabe por qué alguien querría ponerse en tan incómoda situación, quizás para probar no solo la hiel del matrimonio, sino también la del divorcio.

Aún más inexplicable es que la mayoría de los cubanos quieran negarle ese paupérrimo derecho a la exigua minoría que tiene la furiosa pero inofensiva inclinación de tocar, lamer, oler, penetrar o dejarse penetrar por aquellos que tienen sus mismos atributos biológicos. Es tan poca cosa lo que piden los homosexuales cubanos, que si la mayoría de sus conciudadanos fueran generosos, no solo consentirían de buen grado con que se casaran, sino que además, les darían un benevolente consejo: “¿Están ustedes seguros de que quieren esto?” Pero todos los ciudadanos de una nación deberían tener el derecho inalienable de ser infelices, y ninguna mayoría electoral debería impedir que alguien que tenga semejante vocación pueda satisfacerla a plenitud, hasta los extremos del crimen o el suicidio. Naturalmente, la mayoría de los matrimonios no terminan en asesinato, eso es una exageración, sino que naufragan agriamente en el adulterio o el más enconado resentimiento, algo que los homosexuales cubanos tienen tanto derecho a experimentar como aquellos que se ufanan de su ordinaria heterosexualidad. Cada día de intrincada amargura, cada traición, cada trampa, cada leve gesto de desprecio o resentimiento, cada instante de efervescente odio.

Lamentablemente, aquellos que se entusiasmaron prematuramente con la posibilidad de que la nueva Constitución cubana, que ha sido aprobada con mayoritario desgano el pasado domingo, admitiera el matrimonio homosexual en la isla, olvidaron un pequeñísimo pero fundamental detalle, el matrimonio homosexual no ha sido legalizado en ningún país que no funcione, al menos en lo formal, como una democracia. Cuba hubiera sido una graciosa excepción en la lista de los países que permiten que personas del mismo sexo se casen y aparezcan en público y en papeles como esposos, alfabéticamente por debajo de Costa Rica, y delante de Dinamarca y Finlandia. Hubiera sido tan raro como que Cuba apareciera entre esos mismos países en la lista de las naciones que dan más libertad a la prensa. Más extraordinario hubiera sido que el matrimonio homosexual fuera legalizado en un país en el que no existe ninguna organización independiente dedicada a la promoción de los derechos homosexuales, y es una institución del Estado, el Centro Nacional de Educación Sexual, con un nombre perfectamente medicinal, la que se ha ocupado de dar representación a quienes hasta hace muy pocos años eran objeto de interés de una institución muy distinta, el Departamento de Lacras Sociales del Ministerio del Interior.

En Cuba no hay una comunidad homosexual, no en el sentido político, no como una red de organizaciones independientes capaces de formar una coalición de propósito, programa y acción comunes. Coaliciones de ese tipo triunfaron en países tan distintos como Colombia, Irlanda o Estados Unidos, usando cada vía legal o política disponible, los parlamentos, las cortes de justicia, los partidos políticos, los medios de comunicación, el voto popular, para conseguir ya no solo la legalización del matrimonio homosexual, sino también otros derechos estridentemente obvios, el de cada hombre o mujer homosexual o transexual a no ser discriminado por empleadores, escuelas o servicios públicos, el de adoptar, el de servir en los ejércitos de sus países, el de cambiar de sexo. Los homosexuales cubanos han estado en la muy rara situación de casi haber conseguido el derecho a casarse entre sí, estando aún muy lejos de conseguir el mucho más elemental derecho de crear organizaciones independientes que los representen. Sin la capacidad de representarse a sí mismos frente a un gobierno que no tiene, ni ha tenido nunca, un solo ministro homosexual, al menos que se haya sabido, los homosexuales cubanos recurrieron a un recurso que no había sido usado victoriosamente en ninguna otra parte del mundo, el patronazgo, o la tutela, orientación y protección de una persona no homosexual colocada en una posición de gran influencia política. En vez de hablar por sí mismos, muchos homosexuales cubanos aceptaron, esperanzados, que alguien hablara por ellos. Inevitablemente, llegado el momento culminante de escoger entre aquellos a quienes decía representar, y la supervivencia del régimen político al que debe todos sus privilegios, Mariela Castro, que había hecho tanto bien hasta ahora, no tuvo ni un segundo de dudas, y escogió a su padre.

Del fiasco del artículo 68, los homosexuales cubanos pueden rescatar algunas consoladoras lecciones. La primera es que, en contra de lo que se ha dicho repetidamente sin razón, los cubanos no son más hostiles a los homosexuales que otras naciones, no particularmente, no más que los colombianos, los australianos o los argentinos. En los supuestos debates del proyecto de Constitución castrista, la posibilidad de que Cuba adoptara el matrimonio homosexual recibió mayor aprobación de la que se hubiera podido esperar cuando Raúl, quizás para complacer a su hija, quizás para expiar antiguos crímenes, o para dar al mundo la impresión de que la isla estaba alcanzando en progreso a Suecia, autorizó la inclusión en el texto del malogrado artículo 68. La vasta mayoría de los homosexuales cubanos han sufrido, o sufren, en mayor o menor grado, violencia, desprecio y discriminación en sus propias familias, en las escuelas, en los sitios en los que trabajan y en la calle, desde que son niños hasta que mueren, pero no tanto más que en otros países similares en origen y nivel de desarrollo. El gobierno cubano ha sido siempre más hostil a los homosexuales que su pueblo. Es reconfortante que tantos cubanos hayan dicho que el matrimonio homosexual les parece apropiado y justo, o que les importa un pito que los homosexuales se casen o no, y hayan llegado a esa conclusión por sentido común, por generosidad, por cálida solidaridad con sus familiares, amigos y vecinos homosexuales, por un exquisito sentido de la justicia, o por aséptica indiferencia. Si los homosexuales cubanos pudieran organizarse libremente, hacer campaña en las calles de Cuba y en la televisión sin el tutelaje del CENESEX, educar a sus conciudadanos y refutar las mentiras de sus enemigos, si pudieran contarle al país, en su propia voz, todos los crímenes que han sido cometidos contra ellos, y recordarle todo lo que ellos han hecho por él, no solo sería adoptado el matrimonio homosexual, sino que lo sería con tanto entusiasmo, que algunos heterosexuales quizás se atreverían a probar eso que los homosexuales dicen que les gusta tanto.

La otra razón por la que los homosexuales cubanos no deberían sentirse del todo descorazonados es que no fueron ellos los derrotados en el debate público del artículo 68, sino Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel. Matrimonio homosexual habrá legalmente en Cuba algún día, si el mundo no se acaba antes. Es tan inevitable como lo fueron el fin de la esclavitud y el derecho a votar de las mujeres. La polémica provocada por el artículo 68 es solo el prólogo de una guerra cultural que arrasará Cuba en los próximos años y en la que el actual gobierno cubano no será uno de los contendientes, aunque haya salido trasquilado de esta escaramuza. Los rivales en esa guerra por el alma y el afecto de los cubanos, serán los mismos que en otros países, de un lado sectores educados, liberales, urbanos, de talante, experiencia e intereses económicos transnacionales, y del otro, un entramado de grupos, partidos e iglesias ferozmente reaccionarios, heraldos de un monosilábico nacionalismo, los mismos enemigos que, entre otros actores, disputaron las elecciones de Estados Unidos en 2016, de Francia en 2017, de Costa Rica, Brasil y Andalucía en 2018, y el fatídico referendo del Brexit. Hasta que Raúl Castro tuvo la idea de desempolvar la vieja Constitución de su hermano, no se había dado la ocasión para que esa guerra mundial alcanzara a Cuba, no hubo oportunidad para que ningún fanático saliera a la calle a quejarse de la aparición en la isla de una misteriosa plaga moral llamada “ideología de género” por quienes se han dado la tarea de exterminarla, que son los únicos que creen que esa plaga existe. El debate de la Constitución fue la oportunidad para que las únicas organizaciones a la vez independientes y legales en el país, las iglesias, desafiaran ya no a los difusos círculos de activistas protegidos por el CENESEX, que son políticamente insignificantes, una presa fácil, sino a un enemigo mucho más poderoso, el propio gobierno, que tan poco preparado estaba para ese reto, que claudicó después de unas pocas semanas de embarazoso silencio y accedió a eliminar el artículo 68 y postergar el debate del matrimonio homosexual hasta dentro de dos años, o ya se verá.

Al parecer, cuando puso la reforma constitucional a debate, Raúl calculó correctamente que la Iglesia Católica haría algo de ruido sobre el artículo 68 y algunos puntos más, para guardar las formas, pero no se atrevería a hacer nada más, quizás solo publicaría una carta de dolida desaprobación, que nadie leería, y que en Roma, el Papa, ocupado en asuntos más graves que los groseros pecados de los homosexuales cubanos, ni siquiera movería una ceja. Oposición política, en Cuba no hay ya nada que se pueda llamar así, Raúl ni siquiera se acuerda de los nombres de los pocos líderes opositores cubanos que no se han muerto o se han ido a otro país, y entran y salen cada semana de la cárcel. Pero Raúl subestimó gravemente la aparición en la isla de un nuevo, formidable actor político, un evangelismo militante que ha ido creciendo durante años en el terreno fértil de la pobreza, la ignorancia y la descomposición social de ciudades y pueblos arrasados por el caos económico y moral de la fase terminal del castrismo. La idea del “diseño original”, o “La familia como Dios la creó”, plantada por los evangelistas en las calles de Cuba como desafío al artículo 68, es, por supuesto, absurda, tanto como el “Let’s take back control” de Brexit, como “Make America Great Again”, como “Brasil acima de tudo, Deus acima de todos”, pero la estridente, reconfortante simplicidad de esos eslóganes ha dado a millones de personas, votantes de Minas Gerais, de Michigan, de Middlesbrough y del Cotorro, una poderosa sensación de rectitud moral, a la vez individual y nacional, en medio de los rabiosos cambios sociales y culturales de la globalización, el descrédito de las élites políticas, económicas e intelectuales, y la pavorosa extensión de la corrupción y la desigualdad. A los cubanos que creen en el “diseño original”, legítimamente, con el mismo derecho con que otros creen en el marxismo-leninismo o en Babra Streisand, no les afecta en absoluto que dos hombres o dos mujeres sean reconocidos legalmente como esposos, no debería ni causarles curiosidad, nadie los obliga a mirar o siquiera responder el saludo de sus vecinos homosexuales, pero en la defensa del supuesto plan inicial de Dios, en la cruzada contra el matrimonio homosexual, el derecho de las mujeres al aborto, o el de los transexuales a existir y ser tratados con dignidad, y en el resto del programa político y social del evangelismo, esas personas han encontrado una causa a la que se pueden dedicar con un fervor que ninguna otra podría ya provocar. Nada, a sus ojos, es más importante que la supuesta palabra de Dios, y no les perturba en lo absoluto que Él o Ella no haya sido visto jamás en la isla y no haya dado señales evidentes de tener ningún particular interés por los asuntos de sus desgraciados habitantes.

El evangelismo, que había hecho de su humildad una virtud política, y pudo crecer imparablemente sin ser visto por el gobierno cubano como una amenaza, ha mostrado una fina capacidad de movilización popular, y una formidable disciplina de mensaje y acción. Ni Raúl ni la Seguridad del Estado se imaginaban lo que esos desconocidos pastores metodistas, bautistas o pentecostales podían hacer. En unas pocas semanas, lograron lo que nadie, dentro de Cuba, había logrado jamás, tan resonantemente, en un tema tan esencial, hacer retroceder al gobierno, obligarlo a cambiar una decisión ya tomada, reescribir una línea de la Constitución. Si a alguien se le olvidó, este es todavía el mismo gobierno que, habiendo recibido más de veinticinco mil firmas en demanda de un referendo constitucional, las ignoró, y cambió la Constitución para que nunca nadie pudiera usar un recurso legal para solicitar una pizca de democracia. Las iglesias evangélicas cubanas, más de cien ya, no se han atrevido a cuestionar la legitimidad del gobierno Castro-Díaz-Canel, no se han propuesto nada semejante al Proyecto Varela, que atraería sobre ellas una tormenta de fuego, pero su frontal oposición al artículo 68 les sirvió de pretexto, a muchas de ellas, para impugnar otras secciones del proyecto de Constitución, como la proscripción de la objeción de conciencia y las restricciones a la adquisición de propiedades, y anunciar que el 24 de febrero votarían, estrepitosamente, no. Es difícil saberlo, pero el evangelismo podría haber sido el principal responsable de que el sí obtuviera el domingo pasado un resultado tan deslucido en el referendo constitucional, y que casi dos millones y medio de cubanos se abstuvieran, votaran no, dejaran sus boletas en blanco, o se las anularan. No es la victoria aplastante que quería Raúl, sino la confirmación de que una parte significativa de Cuba ya no lo obedece ni lo teme.

En otros países, el evangelismo no ha encontrado, salvo excepciones, acomodo en la izquierda del espectro político, que ha puesto la defensa de los derechos de las mujeres y las minorías sexuales entre sus más ardientes prioridades, esa presunta “ideología de género” que las iglesias presentan como obra del maligno, y que, si uno no cree en el diablo, podría llamar como lo hizo el primer ministro canadiense Justin Trudeau cuando le preguntaron por qué tenía tantas mujeres en su gabinete, “el siglo 21”. Inevitablemente, tratando de transformar su programa moral en política de Estado, el evangelismo ha hecho de tripas corazón para apoyar a candidatos tan macabros como Donald Trump o Jair Bolsonaro, y ha terminado, a gusto o no, condonando acciones atroces contra los pobres, las minorías, las mujeres, los inmigrantes, o el medio ambiente. Sería extraño que en la Cuba del futuro, cuando las fuerzas políticas del país se reorganicen para ocupar el vasto espacio vacío que dejará el post castrismo, no ocurra el mismo alineamiento que en otros lugares, y que el evangelismo, y también la Iglesia Católica, o lo que quede de ella en la isla, no salgan al paso de una nueva izquierda democrática determinada a proteger los reales avances sociales de los últimos sesenta años, y conseguir los que el castrismo, por cobardía, mediocridad o maldad, no consiga antes de desaparecer. Las iglesias evangélicas cubanas, y la de Roma, se verán las caras de nuevo en el futuro con los homosexuales cubanos, pero estos, entonces, ya tendrán voz propia, y responderán, firmemente, a los insultos y mentiras de sus oponentes, sin prestarle atención a quien les pida que no hablen alto, que actúen con modestia, que pidan permiso para existir. Será una furiosa pelea, y Cuba se desgarrará de nuevo, se partirá en dos. Pero esa pelea solo puede tener, a la postre, un vencedor. Dios no será invitado a la primera boda homosexual de Cuba, pero Barbra Streisand, o alguien muy parecido a ella, sí. Poco después, Cuba tendrá también su primer divorcio homosexual, tan demoledor, tan cruel como cualquier otro.