Ruinas

El lado bueno de crecer en el subdesarrollo es que, a cualquier edad, toca usar la imaginación con bastante frecuencia.