Nunca se me irá esa imagen: “Como cuando un pelícano se tira al mar”

Ubaldo, de 59 años, solo recuerda un viento fuerte en su espalda, “un silbido, un empujón desde atrás y todo se me apagó después”.