La urna de sapo de Frida Kahlo

¿Quién le iba a decir a un mujer tan transgresora como Frida, que se declaró comunista y se pintó sentada junto a un retrato de Stalin, que su legado iba a ser tan eficientemente digerido por el mercado capitalista?