Miami no quiere que yo lea

En Miami las guaguas viajan en línea recta. Hay que conectar varios buses para empatar rutas: una soledad rectilínea uniforme.