Etiqueta

Miami

Victoriano Concepción Meneses /Foto: Cortesía del autor

El regreso de Scarface (II)

«Las prisiones federales vienen siendo, para un cubano, como un hotel cinco estrellas. Podíamos cocinarnos, manipular hornos microwave. Nos vendían latas de troncho, de carne de res, jamón serrano, sardina, pollo deshuesado, prensado ¡Comida!».

Victoriano Concepción Meneses /Foto: Cortesía del autor

El regreso de Scarface (I)

«A un gramo se le sacan varias líneas pa esnifar. Hay personas que hacen unas líneas grandes, otras las hacen chiquitas. Pero un gramo da para pasar bien bien un día entero. El efecto de una línea de coca puede durarte de treinta minutos a una hora, depende de la reacción que tenga el organismo», cuenta Víctor.

Diez pulgadas de nieve en La Habana

De alguna manera, casi todo lo que debemos saber sobre el viejo está escondido en esa frase. Primero, que lleva casi cincuenta años en los Estados Unidos, desde que en 1967 se marchara definitivamente de Cuba para reunirse con su esposa y dos hijos (el mayor de ellos, Roberto Rodríguez Díaz, uno de los “niños Pedro/Peter Pan”), pero también huyendo de la cárcel por conspirar contra la Revolución. Segundo, que desde entonces ha vivido anclado siempre en la añoranza.

Bella Luna Apartments, en Hialeah / Foto: El Nuevo Herald

Un condominio en Miami y una zona en Alamar

Es que ya en La Habana se conoce lo suficiente de Miami y no vale la pena especular. Se sabe que el Rolex es falso, rentado o prestado. Y que no es que tu libro se lea en “toda Harvard”, sino que un socio lo incluye en un seminario de idioma español; que nada tiene que ver con las relaciones Cuba-EEUU.

Polaroids from Miami

El país de los sueños, de las oportunidades, El Yuma, es también un país basado en la nostalgia. Nación de emigrantes nostálgicos de su tierra, de conservadores nostálgicos de cuando «América era grande» y de demócratas ahora nostálgicos de la…

El primer día

Ha demorado tanto en llegar este momento que ya no causa ni tanta pena a los que adoraban a Fidel como si todavía fuera 1959, ni el mismo triunfante júbilo a los que lo odiaban como si fuera el Anticristo. La reacción a la muerte de Fidel tiene bastante de inercia, no se ve muy bien qué puede celebrar el exilio cubano, que no pudo impedir que Fidel muriera de muy viejo, en su cama, rodeado de sus hijos, y dejando a su hermano y sus secuaces al mando del país.

Pequeña Habana

Entre la soledad y el hastío se camina por las calles de la Pequeña Habana. Esta barrio de la ciudad de Miami, nicho de inmigrantes, se encuentra náufrago en un océano de calles olvidadas, edificios maltrechos por el tiempo y personas a las…

Adios a Cuba

Mi nombre es Jorge J. Pérez. Nací hace 29 años en el corazón del Cerro, en La Habana. Mi obsesión es robarle historias al tiempo, eso soy. Más que un fotógrafo, soy un ladrón de recuerdos, de memorias, de historias que pretendo capturar con cada imagen.

Close