La baja zona

Todos los años, Cristina Rodríguez López y su hijo Guillermo Solís se mudan a la misma casa. Ambos viven en un sótano devenido apartamento –extremadamente bien cuidado, pero capsular y opresivo como todos los sótanos–, ubicado en el edificio 458…