Etiqueta

período especial

La autora dando de comer a su padre en el año 1991/Foto: Cortesía de la autora

Lo peor siempre fue la escasez

En toda nuestra historia de experimentación socialista nunca ha habido nada peor que el Período Especial. Ningún enemigo ha sido más terrible que el hambre, que la miseria, y ninguna guerra ha sido más dura de pelear que la guerra diaria por la sobrevivencia.

Ilustración: Frank Isaac García

La pandilla Cordoví: Memorial de las sombras

La pobreza compartida por casi 11 millones de gentes revivió la prostitución que la Revolución había erradicado, espoleó el tráfico de personas y estimuló el pandillerismo. Las violencias asociadas a esas formas delictivas de «supervivencia» excedieron incluso la violencia estatal, repartida salomónicamente entre opositores y marginados sistémicos desde los 60.

Los pasajeros

Esta serie, realizada en 1993, fue interrumpida cuando la fotógrafa sintió que, con su lente, quizá estaba agrediendo a los retratados.

Microbrigadas

Durante la segunda mitad de los años ochenta y principios de los noventa el sistema de auto-construcción conocido como “Microbrigadas” recibió el impulso de una generación de jóvenes arquitectos cubanos empeñados no solo en resolver el ingente problema habitacional del…

Tres días de guerra

Entre las muy pocos beneficios que trajo a Cuba el malhadado “período especial”, haber puesto punto final a las expediciones militares cubanas es seguramente el más grande, aunque Fidel, por supuesto, no lo haya visto como un beneficio, sino como una calamidad que le impidió seguir haciéndose el Napoleón en escenarios tan exóticos como las selvas centroamericanas y las sabanas de África.

Napoleón y la Muerte

La dirección de la universidad había ordenado a la FEU (que en teoría era independiente) que “espontáneamente” se encargara de la hercúlea tarea de adecentar la cola del comedor. Para ello, los “líderes” juveniles organizaban unos horarios que ponían, por ejemplo, que el martes tocaba cuidar la cola a la Facultad de Ingeniería Eléctrica, el miércoles a Mecánica, etc.

La beca

Cómo fuimos tan felices entonces, no lo sé. Pero a lo que iba. El centro de La Vana estaba en la beca. Para el que no dormía allí, la beca tenía el atractivo de una moderna Babilonia.

Cuba, ese mundo paralelo

En mi regreso a España, en 2013, unas de las primeras personas que me arropó fue José María Díaz-Maroto, quien para mí, siempre fue Maroto a secas. De esa relación deberían haber surgido algunos proyectos fotográficos, pero lo que surgió…

Close