La Habana ficticia del verdadero Superman

upermán lleva envuelta una toalla alrededor de su pene erecto, que pronto descubre para desconcierto de los asistentes.