¡Abajo el pedicure!

Por nada del mundo hablaré nunca de los pies de Jacobo, allí donde el concepto «calcañal de indígena» alcanza su sentido primigenio, mas desembarcan las huestes de mis callosas células occidentales transportadas en barcazas a través del río de sangre…