En un Laundry de Miami/ Foto: Cortesía de la autora