En mi segunda cita con Cuba quise trabajar con algo que me frustraba profundamente; el hecho de ser tratada a veces como un medio o un objeto, desde una distancia ficticia y adornada frívolamente. Esta circunstancia, causada por el contraste entre la precariedad material de [email protected] [email protected] y la solvencia económica de la mayoría de los turistas, implica tensas relaciones de poder.

El arte de la seducción y las promesas idílicas despliega todas sus redes para cazar la mariposa. Un amigo, Gustavo Arcos, me advirtió: «Cuando un cubano empieza a hablar con una extranjera, no sabe dónde va a terminar…».

Siendo yo la mariposa consciente de que no es fácil escapar de tales redes, decidí usar la fotografía para tratar el tema del «jineterismo» y de las relaciones emocionales y sexuales que se establecen entre una turista fémina y el varón cubano. Y narrarlo en primera persona.

  • Ana Cayuela. El poder emocional del capital.
    Ana Cayuela. El poder emocional del capital.

El proyecto marchaba en paralelo con mi vida en la isla, y todas estas relaciones se traspolaban en impresiones sobre el país que también son parte importante de estas fotografías y que, además, intenté guardar en algunas notas de viaje que empiezan así:

15.11.2014. (…) Me he acostumbrado casi o por completo a cocer el agua más de diez minutos antes de enfriarla para beber, las duchas frías, los cortes de agua y apagones de luz. Me empiezo a tomar con humor el acoso cubano a mi status europeo, los intentos de timo y la rebeldía de la guagua; comienzo a desenvolverme con los CUC y los pesos, con la malanga y el boniato, con el humanismo y el deseo capitalista-material. (…). En Cuba, la religión predominante es el relativismo, a pesar de que yo siempre creo exagerada la cantidad de azúcar en el café.

En cuatro días menos de 20 minutos de Internet, sol, cero por ciento de grasas saturadas y una ciudad que se abre paso entre la selva o una selva que se abre paso entre la ciudad.

  • Ana Cayuela. El poder emocional del capital.

Y casi a la vuelta de dos años:

03.07.2016. Tu sabor a miel azahar me revienta el pecho. Me estoy haciendo adicta a nosotros, nosotros porque me reflejo en ti. Excepto cuando no me lo puedo creer, esos momentos que me pregunto si es real o solo una putería nuestra. (…). Nos ponemos fértiles y sudamos ríos de colores de luz. Cada cosa que hacemos juntos es como hacer el amor. Creo que hay gente en el mundo que morirá sin experimentar algo tan fluido y mágico. Si todo fuese un simulacro…

……………..

Ana Cayuela (Almería, España, 1991). Fotógrafa. Estudia en la Facultad de Bellas Artes de Granada y, en tercer año de la carrera, una beca le permite trasladarse a la prestigiosa Bauhaus Universität-Weimar, en Alemania. Se gradúa de ambas universidades antes de viajar por primera vez a Cuba, adonde más tarde regresa. Imparte clases de iluminación creativa en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

Varios galardones reconocen su trabajo; entre ellos destacan el Bauhaus Essentials Kreativ-Preis, en 2012, y el premio alemán de fotografía joven en 2015.

Ha publicado su obra en Profifoto, Yorokobu o el Bauhaus Journal. Ha expuesto en el marco del mes europeo de la fotografía “EMOP” 2016, así como en varias galerías y museos de Alemania.

(Texto y fotografías de Ana Cayuela).